El taller de forja A/J fue fundado en 1939 por Ramón Alonso García aunque inicialmente no se conocia con este nombre.

Su actividad se centraba en la producción de herraduras, herraje de caballos, reparación de pequeños aperos agricolas y construcción, siempre bajo técnicas de forja, de herramientas de mano para el campo, principalmente hoces. El afilado de las mismas, así como también el afilado de cuchillos, hachas, etc, ocupaba un hueco importante en la actividad del taller.

Esta linea se mantuvo durante 4 décadas, y es en 1989 cuando el taller da un giro importante en su actividad adaptandose a los nuevos tiempos y a las necesidades del mercado, pasando a llamarse taller de forja A/J atendiendo a las iniciales de sus dos componentes Amador ( hijo de Ramón Alonso) y su hijo Javier (nieto de Ramón Alonso).